Crónicas desde el cielo. Besos para el Cipri. 14/09/2010

Crónicas desde el cielo: "Besos para el Cipri"

La idea surgió en gran parte , por "culpa" del facebook. Quisimos hacer un muro para homenajear a Don Enrique Ramirez de Gamboa, el Cipri. La media naranja de la cupletista que reinventó el género: Olga Ramos. Es el Cipri un hombre de gran cultura y decidimos enviarle en forma de beso, videos, postales, poemas, canciones, una cada noche para que nunca fuese olvidado el que fue gran compositor, marido, padre y abuelo.
Hace un par de días el título de su muro me inspiró un pequeño relato, que en un principio le envié a su hija Olga María. Ella tras leerlo me reto a que escribiera más en forma de recuerdo, siempre documentandome e incluyendo pasajes y anécdotas reales de su vida, de los que ya no están e incluso me daba el título genérico:
"Crónicas desde el cielo". Así titule el primero Crónicas desde el cielo: Besos para el Cipri. Espero que os guste.Admito sugerencias para nuestras crónicas celestiales.


Esta noche, como viene haciendo desde hace unas semanas, la figura menudita del Cipri, se acerca a su “nube de contactos virtuales”, mientras su bella Olga le espera acostada en su camita de algodón de nubes esponjosas , mientras hojea las páginas de suaves colores pastel de la “Gaceta Celestial” y relee una nueva partitura de acordes para cometas y constelaciones zodiacales, que mañana interpretarán juntos en el “Café del Universo” o “Universal”, como les gusta llamarlo a ambos, quizás recordando viejos tiempos.
Enrique, “El Cipri”, como fue conocido en otros mundos y ahora lo es en su nuevo domicilio etéreo, pulsa las teclas de su “artilugio de acercamientos terrenales” y se dispone a leer y escuchar los textos, poemas y “peliculitas” que sus “amigos” conocidos y desconocidos que ya suman más de cien, le envían cada noche unos y cada mañana otros en lo que ellos llaman: “El muro”, aunque no tiene cemento ni ladrillos, y al que incluso le han puesto un título :”Besos para el Cipri” y una fotografía suya.
-“¿Vienes, Cipri?- Oye decir a “su costilla”.
-“¡Ya voy, Olga, ya voy!, ¿Sabes, hoy me han mandado quince besos y me dicen que los comparta contigo?”- le contesta con una mirada de picardía y una sonrisilla en el rabillo de los ojos.
-“Además, una de mis “amigas”, nos envía un cuplé de nuestra niña”, ¿Quieres verlo?- le dice orgulloso e ilusionado.
-¿De nuestra Olguita?, ¡Espera voy a verlo!- exclama Olga, saltando de la cama.
Olga y Cipri, ensimismados comparten los besos y la música.
Curioso… Besos y música, como llevan haciendo desde hace muchos años.
-“¿Sabes Olga?- dice el Cipri, mientras se lleva la mano a su orejilla para escuchar mejor la música de su nena- “Me gusta que me manden besos”
-“¿Sabes Cipri?- asiente Olga… ¡”Me gusta que te los manden”!

Comentarios

Entradas populares de este blog

No por mucho madrugar, amanece más temprano

Ilustración para el poema Asturias de Sinda Miranda

Día de difuntos 2017